Etapa Nocturna en el desierto: La noche es de los runners

El correr por la noche en el desierto es una maravillosa sensación de tranquilidad y de libertad, sobre todo, si el día de la etapa nocturna coincide con la luz de luna llena. Se trata de una experiencia única. En esta etapa existen ciertos aspectos muy importantes a los que debemos prestar atención. Del mismo modo debemos de ser conscientes de que nuestro rendimiento se verá afectado, sobremanera si además de horas de oscuridad llevamos a cabo nuestro entrenamiento o competición a horas en las que nuestro organismo suele estar descansando y recuperándose. Y siempre realizar deporte en condiciones de máxima seguridad y bienestar para nuestro organismo.

Consideramos la noche como el periodo de tiempo del día durante el cual el sol permanece oculto bajo el horizonte. Este tiempo no es fijo, varía según la estación del año, y no es un hecho que se produzca de golpe, sino que existe una amplia gama de condiciones de visibilidad. Estas van desde el crepúsculo al claro oscuro del amanecer pudiendo pasar por la oscuridad total.

CONSEJOS PARA SALIR A CORRER POR LA NOCHE

Antes de lanzarte a practicar el running nocturno, es importante que tengas en cuenta una serie de consejos si te entrenas o compites de noche y en horarios de poca o escasa visibilidad.

PLANIFICA BIEN EL TIEMPO DE TU ENTRENAMIENTO

Es muy importante que determines qué tipo de entrenamiento vas a realizar antes de la competición. Planificar será la clave para que realices un buen entrenamiento nocturno. Piensa que después de entrenar tienes que hacer estiramientos y que te tiene que dar tiempo suficiente a recuperarte antes de irte a dormir. Durante el tiempo de recuperación tienes que poder ducharte, alimentarte debidamente, hacer la digestión y relajarte antes de irte finalmente a la cama.

EQUÍPATE BIEN

Hazte con prendas deportivas de colores llamativos, con elementos reflectantes, no olvides llevar una pequeña linterna con pilas de repuesto para que puedas ser visto con mayor facilidad por la organización y otros corredores. No olvides llevar pulseras fosforescentes .

ABRÍGATE PORQUE EMPEZARÁ A REFRESCAR

Cuando sales a correr en verano a últimas horas del día agradeces el frescor y la bajada de las temperaturas. Sin embargo, en otoño o en invierno la situación es bien distinta. En cuanto se va el sol y anochece empieza a hacer frío y humedad, por lo que no te fíes de la temperatura que haga al salir y abrígate suficiente. Una buena opción es optar por una camiseta y unas mallas térmicas, que mantendrán tu calor corporal.

VE ACOMPAÑADO

Durante la etapa nocturna, intenta juntarte con otros corredores en el primer tramo.

EXTREMAS PRECAUCIONES

Por la noche, la vista pierde facultades, por lo que el resto de sentidos deben estar más alerta. Evita tapar completamente las orejas con gorros o bragas de cuello. Tampoco deberemos de usar auriculares para escuchar música.

No olvides nunca que de Noche todos los Corredores son Pardos, confía y sigue las señalizaciones de la organización.

La noche es oscura y está llena de peligros, pero, si tienes en cuenta los consejos que te hemos dado, no tienes nada que temer. Lo cierto es que después de un ajetreado día, el silencio del desierto y la quietud de la noche se agradecen. Así que ya sabes, ¡atrévete a formar parte de esta gran aventura y no tengas miedo a la oscuridad!