La importancia de la hidratación

Durante esta ola de calor, debemos hacer hincapié en la hidratación como uno de los elementos clave del éxito de tu objetivo.

Nuestro cuerpo está compuesto por un 80% de agua, por lo que necesitamos hidratarnos a menudo para renovar el agua en nuestro organismo.
Y todavía más durante una actividad física, en la que nuestra temperatura corporal bajará con el sudor, lo que nos llevará a perder también poco a poco muchas sales minerales que son esenciales para los músculos.

Los síntomas relacionados con la deshidratación y la pérdida de minerales en una prueba de resistencia pueden ser muy diferentes y más o menos graves: cansancio, dolor de cabeza, vómitos, descenso de la frecuencia cardiaca, calambres o dolor tendinoso. No los voy a mencionar todos aquí ya que no son objeto de este pequeño artículo.

¿Qué actitud debes tener para evitar la deshidratación?

Antes: Hay que evitar al máximo ponerse en situación de peligro, conservar la mayor tasa hídrica los días previos a la competición, es decir, alrededor de 200mL de agua cada 30 minutos para evitar la deshidratación precoz durante la actividad física.

Durante: Es necesario beber agua siguiendo un ritmo constante sin sentirse hinchado ni cargado. En un ultra trail sobre todo, aconsejo beber un trago cada 8 minutos alternando entre bebida “isotónica” (para llenarse de minerales) y agua sin/con gas para no hartarse demasiado.

En este momento, la experiencia predomina con respecto a las competencias o los conocimientos teóricos. Así es imprescindible conseguir encontrar un equilibrio entre:

  • La deshidratación (casi inevitable en largas distancias porque las pérdidas hídricas son más importantes que el suministro)
  • La irritación de la mucosa intestinal (inevitable, pero hay que controlarla y gestionarla de tal manera que se pueda seguir absorbiendo lo que se ingiere)
  • La saturación del paladar (para evitar llegar a sentir asco que puede ser una sensación muy presente y hasta impedir una buena hidratación)
  • Los calambres y las contracturas (a menudo se deben a una pérdida demasiado importante de minerales y a una mala gestión de los micronutrientes antes y durante la carrera)

Después: Es muy importante no olvidar la hidratación después de la actividad física ya que permite mejorar la recuperación y evita las heridas eliminando un máximo de deshechos por los riñones gracias al filtrado de la sangre.

Tendremos la ocasión de volver a comentar este tema en otros artículos que tratan de bebidas y de la manera de alimentarse antes, durante y después de una actividad física para evitar un máximo las secuelas.

Un gran saludo deportivo,

Jean-Simon

Leave a comment