Tu preparación física empieza desde tu alimentación 😉

Hoy vamos a hablar de un tema que afecta a todos y que los atletas no suelen tener mucho en cuenta por distintos motivos. Me gustaría precisar algo: cada uno elige sus prioridades. En caso de que el éxito deportivo sea primordial, el equilibrio alimenticio debe estar vigilado y controlado de la mejor manera posible.

Alimentarse bien supone cerca de un 70% del éxito de un proyecto deportivo. Mejora el descanso, la calidad de la energía, el sueño, los estados de ánimo, el bienestar de los intestinos y permite reducir las inflamaciones y lesiones, por lo que tendrá un impacto global en el estado general del deportista.

Antes del día de la carrera, es decir durante toda la preparación física y mental, es importante mantener un muy buen equilibrio alimenticio. Tal y como acabas de leer, si mejoras la calidad del entrenamiento con una energía de mayor calidad, horas de sueño y una buena digestión, consigues sesiones de mejor calidad, sobre todo durante unos ciclos muy intensivos en los que hace falta estar al 100% de tus capacidades. Si a esto le añades un mejor descanso ya que darás a tu cuerpo todo lo que necesita, se recuperará mucho más rápido y podrás entrenar una sesión tras otra de manera más frecuente.

Durante el esfuerzo, es importante que te conozcas bien a ti mismo, la experiencia del corredor es crucial. El primer elemento es lo que consigues ingerir al correr y el segundo es lo que el cuerpo logra absorber unas horas después de la carrera. Cuando llevas 4 o 5 horas corriendo, con los choques que supone esto, la pared de tu estomago estará menos protegida y, por lo tanto, mucho más sensible. Si ingieres alimentos que no digieres bien, vas a tener diarrea, vómitos e hipoglicemia. El cuerpo simplemente no podrá digerirlos, así que se quedarán ahí fermentando (si contienen azúcar), y la respuesta del cuerpo será sencilla: querrá expulsarlos de cualquier modo. No existe una alimentación perfecta para todos los corredores durante la carrera, depende de cada persona. Solo se pueden seguir algunos consejos a la hora de ingerir ciertos grupos de alimentos (de los que os hablaré en otro artículo) para evitar este tipo de reacción que suele suponer un parón en la carrera o mayores dificultades.

Y tras el esfuerzo… ¡el merecido descanso! Es esencial descansar ya que lo que comerás al día siguiente o a los dos días siguientes una vez hayas acabado la carrera, tendrá un impacto en la energía que tendrás durante las dos siguientes semanas.

Mantén una alimentación sencilla que puedas digerir sin problemas (lo comentaré en otro artículo), ya que la mucosa intestinal y la pared del estómago no han tenido el tiempo suficiente para reconstruirse bien. Necesitan tiempo. Sé que es muy probable que te apetezca comer lo que habías soñado durante diez horas corriendo, pero no caigas directamente en las tentaciones, ya que lo más probable es que te arrepientas casi de inmediato…

Tendremos la oportunidad dentro de poco de volver a comentar este tema en profundidad, haciendo referencia a alimentos concretos. Si tienes cualquier pregunta, no dudes en escribirme.

Un saludo deportivo,

Jean-Simon

Leave a comment